Proyectos en desarrollo

PROYECTOS EN DESARROLLO

11-1024x626

El Cuadro, historias de las Meninas

[toggles] [toggle title=”Sinopsis” color=”Accent-Color” id=”b1″][/toggle] [/toggles]

Durante tres siglos y medio, el enigma de Las Meninas ha permanecido sinuoso y oculto como desde el día en que Velázquez dio su ultima pincelada. ¿Cómo es posible? ¿Hay alguien que pueda resolver el misterio? La trama se inicia en la desaparecida Sala de Las Meninas del Museo del Prado, escenario donde tiene lugar el descubrimiento de El Cuadro, como un “crimen perfecto” cuya naturaleza y sentido se torna indescifrable. Las primeras pesquisas nos llevan al pasado, cuando Las Meninas no presentaban ningún misterio aparente y se aparecía como un espejo de la realidad sin “retocar”.

El crimen permanecía oculto porque no se sospechaba la existencia de una mente criminal. El pintor no pensaba, solo pintaba. Sin embargo, algunos observadores atentos -Goya, Manet- encontraron inconfundibles pistas que señalaban que, bajo esa escena doméstica y encantadora, se escondían secretos profundos. Entonces, se produjo un descubrimiento que daría un giro a la investigación: el pintor poseía una biblioteca, repleta de tratados de arte, astrología, matemáticas, geometría y perspectiva. Aquí se hallaba la clave para descubrir el enigma. Reconstruir la perspectiva permitiría al detective “entrar” con la mente en El Cuadro y descubrir sus secretos. Pero este método se tornó imposible e insuficiente. El espacio del cuadro era un campo lleno de trampas. Resolver un enigma conducía irremediablemente a descubrir otro nuevo. Se hizo necesario someter El Cuadro a un escrutinio científico menos teórico y utilizar la tecnología punta para iluminar sus profundidades. Los rayos X desnudaron Las Meninas pero solo hallaron fantasmas en su interior. Un personaje espectral asomaba detrás del autorretrato del pintor.

¿Qué podía significar? Se volvió a echar mano de los libros que pudo leer el artista para explicar y construir una compleja teoría repleta de emblemas, metáforas y símbolos. Irremediablemente el detective había caído en la trampa del pintor. Estaba inventando otro cuadro, su cuadro. Había matado al creador original, al artista, para erigirse en artífice, creador del misterio, creador de Las Meninas. ¿El enigma del cuadro es creación de Velázquez o del espectador? Tal vez no haya misterio; el misterio lo creamos nosotros. El Cuadro es un laberinto del cual ya no se puede escapar.

12-1024x626

Determinación

[toggles] [toggle title=”Sinopsis” color=”Accent-Color” id=”b1″]

En los jardines del parque de una gran ciudad comienzan a producirse brutales asesinatos. El cadáver de un borracho indigente aparece descuartizado de una manera que hace pensar a la policía que seguramente el autor de la carnicería es una bestia de fuerza animal, no un ser humano.

Tres mujeres que viene en un edificio cuyas ventanas dan al parque empiezan a recibir amenazas e inician su propia investigación, colaborando estrechamente con la Comisaria jefa del distrito.

Una de estas mujeres, Sonia, es ingeniera de sonido e instala en los jardines del parque varios emisores de radiofrecuencia que transmiten las alteraciones sonoras. Cuando oye la respiración del monstruo intenta localizarlo, pero lo más que consigue es asistir a uno de sus crueles asesinatos y ser atacada por él.

La segunda mujer, Claudia, ilustradora de cuentos infantiles, recibe amenazas por Internet, acompañadas de dibujos que la remiten a extraños signos de escritura cuneiforme, que al desplegarse destrozan sus nervios.

Sylvie, la tercera mujer, es una anciana que camina con muletas y todos los días va a dar un paseo por el parque, donde es testigo de repentinas alteraciones atmosféricas, como si el viento y la lluvia se revelasen contra ella. Sin embargo, la rebelión de los elementos atmosféricos también acosa a las otras dos mujeres en sus sueños.

La comisaria jefa realiza día a día una persecución implacable contra el asesino del parque, que es el único lugar donde se mueve y parece vivir, pero ni con todo el equipo de policías logra impedir uno solo de los brutales asesinatos. Al final todo encontrará una explicación y será Sonia quien se enfrente al depredador debiendo tomar una difícil determinación.

[/toggle] [/toggles]